La sección de FUEGO está dividida en:

Ahora vamos a hablar en profundidad del fuego:

El control y dominio del fuego por parte del hombre constituyó un gran avance en la historia del hombre, cambió muchas cosas en nosotros como preservarnos del clima, transformar nuestra dieta, poder dormir en el suelo y no en los árboles por su función de ahuyentar animales, potabilizar el agua, moldear metales y muchísimas cosas más que os enseñaré en mis vídeos.

Hay tres formas de dominar el fuego: Crearlo, mantenerlo y transportarlo y esto amigos aumenta considerablemente nuestras posibilidades de vivir, teniendo en cuenta siempre el clima claro porque puede que no nos haga falta o puede que incluso puede llegar a ser contraproducente, como ya os he dicho siempre vamos a usar la lógica para aumentar nuestras posibilidades de sobrevivir utilizando los recursos de nuestro alrededor.

Antes de encender el fuego vamos a cumplir una serie de pasos para que esto sea exitoso:

-Debemos tener en cuenta la ubicación donde lo vamos a instalar, prestando atención a factores como la vegetación, viento, humedad etc.

-Cavar un hoyo de unos 15 cm y rodearlo con piedras es una forma más eficaz de resguardarlo y ubicarlo correctamente.

-Buscar la materia prima por pasos (escalabilidad del fuego): Yesca (más adelante hablaré de qué y cómo es esto), ramitas, palitos, palos más grandes y ya los troncos.

 Anotación: Si tenemos troncos húmedos los pondremos cerca de la hoguera ya hecha para que estos pierdan la humedad y te sirvan de combustible posteriormente, si solo tienes palos mojados y ningún combustible tipo alcohol en abundancia y hace el suficiente frio como para ser pasto de una hipotermia reza lo que sepas con el corazón en la mano. A no ser que tengas una vela y una manta térmica, os aseguro que esto puede salvaros la vida y lo explicaré en uno de mis vídeos.

Hay tres elementos que forman el fuego y son el O2 (oxígeno), el combustible (madera entre otras cosas) y una fuente de energía (por esto entendemos el calor que se produce al chocar un dos piedras de sílex, la fricción del “fuego con arco” etc.) Si falta alguno de estos tres elementos no se producirá, así que los tres son igual de importantes.

De igual manera que para encenderlo necesitas estos tres elementos para apagarlo solo basta con que le robes uno de ellos.

Vamos a hablar de la Yescas:

-Denominamos yesca al material donde la chispa o brasa es capaz de producir la primera llama, pueden ser naturales, carbonizadas o químicas.

-Son fibras sensibles que en contacto con una pequeña chispa prenden con mucha facilidad.

Tipos: Algodón, cáñamo, dientes de león etc.

En alguno de mis vídeos explicaré como crear yesca carbonizada, esta es una yesca que mediante un proceso previo es capaz de captar las chispas mejor y ser más inflamable.

Materiales combustibles naturales:

Hay tres tipos de materiales combustibles naturales:

Minerales, vegetales y animales

Minerales:

Hidrocarburos líquidos y gaseosos, carbones sólidos y resinas.

Vegetales:

La madera, las cortezas de los troncos, el serrín, las hojas secas.

Animales:

Lana, pelo, plumón, etc.

¿Qué os quiero decir con esto?

Que activemos nuestro sentido de la lógica, que busquemos recursos en todas partes. ¿A que os creíais que como yesca solo existe el algodón y el serrín? Pues no, hay de origen vegetal, mineral e incluso animal. Abrid la mente.

FORMAS DE HACER FUEGO:

Bien, ha llegado el momento de hablar de las distintas formas de hacer fuego que existen en la naturaleza.

Voy a hacerlo de la siguiente manera: Pondré el nombre, una breve descripción y un vídeo con información más extensa hasta que quede una explicación de la forma más completa posible, de esta forma será más intuitivo.

También decir que voy a hablar de los que considero más fáciles e intuitivos para que todos podáis recordarlos y poder llevarlos a la práctica si fuera necesario, pero como ya os digo, la mejor forma de saber hacer bien un fuego es practicando muchas veces sus distintas formas.

FUEGO POR PERCUSIÓN:

Consiste en golpear en repetidas ocasiones un fragmento de sílex contra el lateral de una roca rica en óxido de hierro (pirita o marcasita, por ejemplo), para obtener chispas.

FUEGO POR FRICCIÓN:

Se basan en producir energía calorífica por el rozamiento entre dos maderas hasta conseguir formar ascuas, existen varios métodos para conseguirlo:

FUEGO MEDIANTE ARCO DE RODAMIENTO:

 

Consiste en hacer que una madera pequeña y dura denominada torno (ver figura), la rotamos mediante un arco sobre otra tabla de encendido de madera plana más blanda sobre la que hemos abierto una pequeña muesca donde caerá la brasa producida por el rozamiento.

FUEGO CON CORREA:

El calor generado por la fricción de la correa contra una madera hace prender la yesca que previamente hemos colocado junto a la correa.

CON DOS CAÑAS:

Una cañavera seca se parte en dos, un lado se coloca debajo y con el otro se frota enérgicamente hasta producir brasa que cae sobre la yesca.

FUEGO CON PLATAFORMA PLANA CON CARRIL Y PALO:

Estaríamos hablando de algo parecido al fuego con cañas pero con un carril hecho y dos tipos de madera.

Consiste en frotar con una varilla dura, la que se desliza por un a canaleta produciendo por el roce temperatura. Se instala yesca, paja o hierba seca para que se inflame y produzca fuego. Debemos ser cuidadosos para que no se vaya a apagar pues este inicio de fuego es muy frágil.

FUEGO CON RODILLO DE ALGODÓN RELLENO DE CENIZA:

Con un puñado de algodón de enfermería y una pizca de ceniza . Para hacer fuego extiendes el  algodón, le echas ceniza encima, lo enrollas como si fuera un cigarrillo, lo colocas sobre sobre dos superficies planas de madera y empiezas a rodarlas, el rollo se contraerá y calentara rápidamente. Cuando empiece a echar humo ábrelo con mucho cuidado y sopla en su interior, al entrar oxígeno se producirá la llama.

FUEGO MEDIANTE LENTE:

Todos estos métodos se basan en hacer converger mediante lentes u otros materiales cristalinos los rayos de sol en un punto donde se concentra la energía calorífica para producir el fuego sobre una yesca. Obviamente para usar éstos métodos es necesario que haya sol.

CON LUPA: 

Se orienta la lupa hacia el sol y en el punto donde inciden los rayos se coloca la yesca.

BOLSA DE PLASTICO: 

Con una bolsa transparente y rellena de agua cristalina se forma una esfera que actúa como una lupa. La bolsa puede ser perfectamente un preservativo.

CON BOTELLAS:

Con una botella de plástico transparente que tenga su forma un círculo de manera que actúe como lupa.

CON CUARZO:

Buscando un cristal de cuarzo con la forma adecuada puede hacer de lupa natural.

CON HIELO: 

Se toma una barra de hielo y con las manos se va derritiendo a la vez que le damos forma de lente de lupa, una vez conseguido se podrá utilizar como una autentica lupa con la que concentrar los rayos de sol en un punto y producir el calor necesario para prender una yesca.

CON LA CONCAVIDAD DE UNA LATA:

El culo de las latas de aluminio al ser cóncavo actúa como lente, lo que hacemos es converger la energía calorífica de los rayos solares en un punto. Para hacerlo, orientamos la concavidad hacía el sol, ponemos la yesca de primer orden (fibra carbonizada) en su punto de convergencia y la yesca prenderá. Para optimizar la reflexión de la lata hay que pulirla primeramente con pasta de dientes,  con polvo de cacao o con arena de cuarzo o sílex machacada y hecha polvo.

CON EL REFLECTOR DE UNA LINTERNA:

Es el mismo procedimiento que anterior del culo de una lata, pero ya tenemos la concavidad más elaborada y pulida.

FUEGO MEDIANTE UNA CUCHARA:

Se basa en el mismo sistema de concentración de los rayos solares  en un punto en el que situamos yesca de fibra carbonizada.

RAYO SOLAR DE AGUA:

Potente sistema de concentración de energía del sol mediante una lente de agua formada sobre un plástico horizontal, el peso del agua hace la forma de lente sobre el plástico y debajo se concentrarán los rayos. A mayor tamaño de la lente de agua, mayor potencia calorífica.

FUEGO POR ELECTRICIDAD:

 

Fuegos basados en la chispa producida por el voltaje de una pila eléctrica. Utilizando la batería del coche, del móvil o pilas de cualquier tipo es posible crear una chispa eléctrica que dirigida a una buena yesca producirá fuego. Necesitas para ello un cable fino o un buen conductor.

CON PILA Y LANA DE ACERO:

Usando una pila (por ejemplo de 4,5 V) y arrimándole la lana de acero, prenderá directamente.

CON PILA Y PAPEL DE ALUMINIO:

Se realiza fuego al cortocircuitar las pilas mediante una tira de papel de aluminio es tenga en una de sus capas papel normal para que sirva de combustible. Al pasar la electricidad por la tira de aluminio la calienta hasta prender el papel normal.

En caso de no tener un papel de cigarrillos o chocolate también lo podemos hacer con un cable muy fino…por Ejemplo el de auriculares.

Fijaos que el cable tiene como unos 5 hilos más o menos, pero en la zona del centro solo dejamos un solo hilo….es justamente aquí donde al crearse más resistencia tomara temperatura. En este punto es donde con mucho cuidado enroscaremos un pedacito de la yesca que tengamos a disposición, algodón, tela, papel o como en este caso yesca carbonizada.

Estos son los métodos que yo más recomiendo a la hora de hacer un fuego, obviamente hay más métodos pero para no atolondraros mucho y para que se os queden bien en la cabeza considero que estos son los que debéis saber. Como habéis podido observar, no he dicho nada del fuego con Pedernal, lo he considerado innecesario porque todos sabemos cómo va y es demasiado fácil como para explicarlo, además me veréis hacerlo en infinidad de vídeos.

TIPOS DE FUEGO:

Aunque no nos lo creamos, existen distintos tipos de fuego. Fuegos para arder rápido, fuegos para durar más, fuegos para hacer señales de humo y fuegos para provocar el menor humo posible, fuegos para calentarse y fuegos para cocinar.

En este apartado vamos a hablar de los diferentes tipos de fuego y su utilidad, así que allá vamos:

Tipos de fuego normales

1. Tipi:

Para hacer un fuego tipi tienes que rodear una bola de yesca con leña hasta formar un tipo. Puedes poner troncos en forma de cuadrado en la base para que el fuego tipi asiente mejor. Este fuego puede hacerse en zonas con mucho combustible debido a que este tipo de fuego requiere de mucho combustible (leña gruesa). Es un buen fuego porque se enciende con rapidez y porque se puede utilizar leña húmeda porque se seca con el calor del fuego interior.

2. Rodeado de piedras:

Hay que colocar piedras grandes y no porosas formando un circulo. Posteriormente, en el centro del circulo se añade la yesca y la leña. Es un fuego a utilizar en zonas de mucho viento puesto que las piedras protegen el fuego del viento.. También se suele utilizar en campamentos permanentes y de esta forma el fuego se enciende siempre en la misma zona reduciendo el impacto ambiental.

3. Automático:

Este tipo de fuego va muy bien para cocinar. Hay que cavar un hoyo de 1 metro de profundidad aproximadamente y “forrarlo” con piedras no porosas. Luego se pone la yesca y la leña en el interior y troncos gruesos alrededor apoyados en la “pared forrada de piedras”. Mediante un sistema de palanca podemos poner el cazo colgando encima del fuego. El fuego automático se puede hacer en aquellas tierras blandas que no tienen piedras porque es más fácil cavar el hoyo. Se llama automático porque, en teoría, no hay que añadir más leña sino que utiliza la que ya tiene y se va auto-alimentando de combustible.

4. Tronco Largo:

Para el fuego de Troncos Largos hay que estar en zonas boscosas porque el fuego necesita troncos grandes como combustible. Es un buen fuego para tumbarse a su lado y entrar en calor por todo el cuerpo. Para hacer este fuego se coloca la yesca, la rama y los troncos en una pequeña depresión del suelo de 2 metros de largo aproximadamente. A continuación se colocan dos troncos grandes encima del fuego. El fuego de Tronco Largo emite mucho calor y puede permanecer encendido toda la noche.

Pero cuidado si llevamos un saco de pluma, si nos salta una chispa de fuego al saco los que emitirán mucho calor seremos nosotros y no creo que sea agradable. Por eso recomiendo llevar una funda de Vivac siempre a mano o recubrir el saco con algo de plástico o metal para evitar convertirnos en pollos a la barbacoa.

5. Nido de Serpiente:

Para este fuego hay que buscar una pequeña elevación del terreno, cavar un agujero en uno de sus laterales y abrir una pequeña chimenea en la parte superior. Se introducen la yesca y la leña en el interior del agujero y se enciende añadiendo troncos más grandes. Este fuego también es ideal para lugares ventosos puesto que la hoguera está a resguardo de las inclemencias del tiempo. La chimenea crea una corriente que produce fuego a una temperatura elevada.

6. Forma de Estrella:

Se ha de crear una base con yesca y leña, y posteriormente añadir cuatro troncos en forma de X y que se toquen entre sí. A medida que el fuego va consumiendo los troncos hay que ir empujándolos hacia el centro para añadir combustible. Es un fuego duradero que hace buenas brasas para poder cocinar. Se recomienda utilizar este tipo de fuego en zonas boscosas debido a que se podrían necesitar bastantes troncos.

7. De Cazador:

Otra forma de hacer fuego resguardado del viento es utilizar los mismos troncos como barrera. Se inicia un fuego normal y se colocan 2 troncos gruesos a cada lado del fuego en forma de V.

8. Dakota:

Finalmente, un tipo de fuego muy popular. El fuego Dakota. Consiste en cavar un hoyo grande para el fuego y otro más pequeño para la chimenea justo al lado y que estén conectados a través de un túnel. Se puede cocinar a nivel de suelo, y además es un fuego donde las llamas quedan ocultas y por lo tanto produce muy poco humo.

EL FUEGO AL REVÉS:

Todo radica en cambiar la perspectiva del asunto: en vez de empezar el fuego por abajo y que vaya subiendo hacia los troncos colocados en forma de tipi indio, se empieza por arriba y el calor desciende hacia abajo.

La explicación radica en que la energía térmica en realidad se irradia igualmente en todas las direcciones desde el punto de combustión, no solo hacia arriba. Realmente es el desplazamiento de los gases que se expanden el que envía el aire caliente hacía arriba, no la propia energía del calor real. Así que una vez lograda la combustión de la capa superior de la madera, la energía térmica se irradia hacia abajo tanto como le corresponde.

Esto a su vez produce varios avances en el mundo de las hogueras:

  • 1- La disposición significa que la madera por debajo del material de combustión está bien caliente antes de que le llegue el fuego, lo que a su vez facilita una combustión más completa del tronco, y por tanto, significa menos humo (muy importante si se está haciendo la barbacoa en un sitio semi cerrado o con mala ventilación).
  • 2- Una mejor combustión también significa una mayor cantidad de calor a lo largo del tiempo, diciendo adiós a las hogueras rápidas que pierden la llama en dos minutos y que no son capaces de churruscar viandas. El fuego al revés produce y proyecta mucho más calor que una hoguera con forma de tipi estándar.
  • 3- Y una mayor cantidad de calor uniforme también provoca brasas mejor formadas y más duraderas, lo que también repercute en una mejor cocina para asar a fuego lento (por si necesitas una hoguera de múltiples usos).

¿Cómo se hace este regalo del cielo al mundo del fuego?

Sería como hacer una pira funeraria, de tal manera que el grosor de la madera va de mayor a menor: los cimientos de la hoguera son los troncos más grandes y, según se va ascendiendo en la estructura de la hoguera, el grosor va disminuyendo. Basta con poner cada tipo de madera en direcciones entrecruzadas y sin dejar espacio entre ella, lo que facilita enormemente la consecución de una estructura estable, redundando a su vez en la seguridad final de la hoguera.

Debido a que el fuego se mueve gradualmente hacia abajo a través del centro de la pila de troncos, no se produce ningún colapso de los bordes hacia el centro y la hoguera no se desmorona, quedando los troncos allí donde habían sido colocados, sin necesidad de andar “arreglando” constantemente el fuego. Y sin la amenaza de brasas rodantes que puedan crear incendios en los alrededores.

Para terminar, se corona la pira con las hierbas secas y palitos que ayudarán a iniciar el fuego acompañado de su buena yesca.

HORNOS:

En este espacio os voy a enseñar cómo hacer un horno para cocinar de manera diferente y para hacernos nuestro propio Pan. Este apartado corresponde a la supervivencia larga, así que debemos cuestionarnos si nos interesa saber hacer esto. Aun así voy a intentar explicarlo y lo complementaré con un vídeo para que no se nos escape nada.

TIPOS DE HORNOS Y SU UTILIDAD:

Un apunte:
Antes de construir un horno con una piedra del entorno, hacer una prueba segura metiéndola al fuego, hay piedras que por su constitución, tienen dentro agua y pueden explotar.
Es un tema de seguridad, probar antes ya que estarán sujetas a muchos grados.

Pueden construirse de dos tipos: Hornos de fuego continuo o de dos pisos, y hornos de brasas o de un piso.

Los hornos de dos pisos tienen la altura de medio metro aproximadamente, separados en dos cavidades: la inferior, con dos tercios de la altura total, será la que aloje el fuego, y la superior, de un tercio de la altura, para la cocción del pan; la planta puede ser cuadrada o circular. para su construcción se levantan las paredes con piedras y barro, hasta donde vaya a terminar el primer piso; de tapa éste por medio de una losa de dos a tres centímetros de gruesa; en la pared opuesta a donde vaya a estar la puerta se deja un agujero ,para que pasando por él una lata vacía y abierta por sus dos extremos haga de chimenea; sobre este piso se construye el segundo, de igual forma al anterior y de menor altura, tapándolo con losas, igual que el primero. Cuando está todo construido, se tapa completamente el horno con barro, para evitar las fugas de calor.

Con una lata plena, tepe o piedra, se construye una puerta para cubrir la entrada por donde se introduce la masa, al objeto de mantener el calor de la cámara; al construir el horno se hará de forma que las puertas para la leña y el pan no queden en la misma cara del horno, para evitar que el humo que pueda salir por la puerta inferior pase a la superior, al estar éstas muy próximas, y salga el pan ennegrecido.

Antes de introducir la masa se debe tener el fuego durante una hora y media, con la puerta del piso superior tapada; pasado este tiempo se introduce la masa del pan, procurando que todo el calor que reciba sea por la brasas que hayan quedado; unos treinta minutos son suficientes para cocerlo.

Los hornos de un piso tienen la ventaja sobre el anterior del menor tiempo para su construcción.
Unas de las formas de construirlo es como el anterior, pero limitado al primer piso.

Otra forma es excavar en una ladera un hueco, recubriendo con losas tanto el suelo como las paredes y el techo.
En el primero como en el segundo caso, se hace un gran fuego dentro de él, y cuando está bien caliente se saca la brasa y se introduce la masa, cerrando con una losa o tape lo más herméticamente posible para la cocción del pan.